El profesor Mauricio D. Aguilera Linde recibe el Premio Fakir Mohan Saraswat Samman 2018 por su traducción de «Seis acres y un tercio» de Fakir Mohan Senápati

Es un enorme placer poder anunciar que a nuestro compañero y amigo Mauricio D. Aguilera Linde, Profesor Titular de Literatura en Lengua Inglesa, le acaban de conceder  el premio Fakir Mohan Saraswat Samman 2018, un galardón que otorga la fundación State Level Vyasakabi Fakir Mohan Smruti Sansad a trabajos de difusión cultural, por su traducción de Seis acres y un tercio, de Fakir Mohan Senápati (Eneida: Madrid, 2012).

Senápati está considerado como el Cervantes de la lengua oriya, una de las lenguas oficiales de la India, hablada no sólo en el estado de Orissa sino en otros como el de Assam, donde la inmigración colonial oriya fue importante para las plantaciones de té.

La novela fue originalmente publicada en 1896 y marca la culminación del realismo indio. La traducción al español está hecha a partir de la traducción de Rabi Shankar, Mishra, Satya P. Mohanty, Jatindra K. Nayak y Paul St Pierre y es una de las muchas colaboraciones y proyectos de edición que el profesor Aguilera he llevado a cabo con la Universidad de Utkal desde el 2011.

Seis acres y un tercio es la historia de Ramachandra Mangaraj, un terrateniente que quiere más y más; un prestamista desaprensivo que acaba embargando las propiedades de los que no pueden hacer frente a las deudas. Es la historia de seis acres y un tercio. Y de cuatro asesinatos. Y de la investigación policial que conduce hacia el acusado. Inocentes y culpables, desequilibrios terribles, el poder del dinero y la ambición desmedida. El Gobindapur de 1830 es un espejo de la cara más turbia y terrible del mundo contemporáneo.

Como dice U. R. Anantha Murthy en la contraportada del libro, Seis acres y un tercio es «Uno de los pilares de la historia de la literatura india».

Este es un extracto que narra el momento en que Gobinda, el cómplice, asesina a Champá, su amante desmedidamente ambiciosa, para robarle el dinero que juntos han conseguido tras asesinar al terrateniente:

“La noche sin luna estaba oscura como boca de lobo, tanto que era imposible ver un palmo. Un viento del sur susurraba entre los árboles. La lluvia caía en ráfagas. Una higuera de bengala formaba una masa impenetrable y de ella salían sonidos espeluznantes mientras se cimbreaba con el viento. Unos cuantos murciélagos negros revoloteaban unos instantes y luego se colgaban de las ramas. Otros se perdían en la oscuridad. Algunos emitían chillidos mientras mordían los frutos de la higuera y tiraban al suelo otros tantos. En medio de todos este concierto misterioso, los ronquidos de Champá sonaban extrañamente terroríficos. Dos alimañas cerca de la higuera gruñían mientras se mordían la una a la otra hasta despertar a Gobinda que, sobresaltado, se puso en pie. El candil que ardía en el cuartucho daba una luz muy pobre como si estuviera a punto de extinguirse. A duras penas vislumbró cómo dos chacales se batían por unos cuantos frutos. Uno lograba ahuyentar al otro y se apoderaba de todo. Al ver esto, una idea le vino a la cabeza y se quedó pensando un buen rato. Luego miró alrededor. Sigilosamente entró en la habitación y contempló a Champá de pies a cabeza. Había dejado los aperos de barbero en un hueco de la pared. Se acercó hasta la bolsa, la abrió y sacó algo. Con sigilo se aproximó a la mujer, se quedó contemplándola fijamente como un leopardo vigila a una alimaña que duerme. Había fuego en su mirada y en la mano derecha sujetaba algo con firmeza. Apenas respiraba de puro miedo. Cuando dio un paso adelante con el pie derecho, una ráfaga de luz iluminó el cuerpo de Champá y la pared de enfrente. Sobrecogido, retrocedió y salió fuera, a la veranda. Miró alrededor con nerviosismo. No se oía nada salvo los mismos sonidos fantasmagóricos de antes. Algunos murciélagos aleteaban por las ramas bajas de la higuera. El chacal, que seguía comiendo, merodeaba también por allí. Un rayo de luna iluminó el objeto que Gobinda llevaba en la mano. Ahora comprendía por qué había centelleado segundos antes. Armado de valor, entró de nuevo furtivamente en el cuarto y, como un felino salvaje sobre su presa, se arrojó sobre Champá. En este preciso momento, el candil se apagó, la mecha titilando antes de consumirse en el fondo de la cera. Dejó de verse nada. Hubo un grito descarnado y los forcejeos de un cuerpo que, furiosamente, luchaba contra el suelo de tierra. Enseguida reinó un silencio sepulcral. Fuera, los murciélagos aleteaban por la higuera. Una ráfaga de viento movió las ramas hacia la tienda. Durante unos instantes, en esa oscuridad cegadora, parecía que el mundo llegaba a su fin.” (Cap. XXII).

Nuestra más sincera enhorabuena, Mauricio!!!

 

Detalles:

Título: Seis acres y un tercio

Autor: Fakir Mohan Senapáti

Editorial: Eneida; Año: 2012

ISBN: 9788415458142

Editorial: Eneida; año: 2012

Nº Páginas: 240; Dimensiones: 13 x 21

Precio: 12,95 €

Comprar: Eneida  |  Amazon

 

Acceso identificado

©2018 Departamento de Filologías Inglesa y Alemana - Universidad de Granada